Translate




Las Piedras de Ica (las piedras grabadas negras de Ocucaje conocidas antiguamente) son uno de los enigmas más fascinantes no tan solo del Perú mágico sino de todos los lugares y tiempos, huellas investigadas por todos los investigadores de la arqueología como de la astro-arqueología de todos los países; se encuentran en toda la extensa región de Ica y concretamente en el desierto de Ocucaje.


Representan una amplia variedad de escenas grabadas en alto y bajo relieve: dinosaurios y convencia con seres humanos, cirugías aún hoy imposibles, mapas tan antiguos como el desarrollo de Pangea, escenas sexuales, naves y …un sinfín, ya que son una biblioteca lítica encontrada en diferentes culturas en el gran desierto de Ocucaje, en Ica. Con aspecto de cantos rodados, negruzcas, pesantes, pequeñas y grandes, magnéticas, bajos y altos relieves, con una capa de óxido natural.
Para la ciencia, las piedras de andesita encontradas en zonas mesozoicas (80 millones de años como mínimo) son anacrónicas, también llamadas ooparts –objetos del no tiempo-. Al no contener material orgánico no se pueden datar con la técnica del Carbono-14. Igualmente, quienes les agobia el peso de quienes pretender desprestigiar las piedras grabadas, igualmente se enamoran hipnotizándose por su carácter artístico, nada que ver artesanal, cada una es una pieza única y original; sumarle que todas tienen una tendencia artística y que familias distanciadas en el poblado de Ocucaje y desde antaño no conocieron lo que hoy día nos desvelan las piedras, hacen en ellas éso y aquello mágico que las hace existir.
El Gobierno de España, y en concreto el Ministerio de Ciencia y Tecnología con datación y radioquímica, oficialmente datas las Piedras de Ica de 99.000 a 100.000 años de antigüedad y a la espera de otros estudios en diferentes países. La primera constancia que tenemos por escrito de ellas data de 1535. Incluso a la par en México, en la provincia de Acámbaro se encontraron unas figuras (y no piedras) con las mismas temáticas de dinosaurio, operaciones y similares; dónde también hubo un doctor llamado Waldemar J., y aquí tenéis su web. Hay muchas zonas del planeta donde antes y después de las figuras de Acámbaro y las Piedras de Ica se han encontrado objetos y historias que confunden con la evolución que conocemos.
Son objetos que llaman la atención quien tiende a dudar parte de la ciencia moderna como algunos creacionistas y quienes buscan justificaciones históricas diferentes o aún por confirmar.
Inicialmente se sabe que las coleccionaron unos hermanos de apellido Soldi (entre otros) y las donaron parte al Museo Regional de Ica, luego Javier Cabrera (director de la sección de Investigaciones de la Universidad de Perú, médico del Hospital Obrero de la ciudad de Ica, mimebro del jurado del Consejo Regional, y miembro correspondiente del Colegio Int. De Cirugía, entre otros) las coleccionó hasta llegar entre 20 mil y muchas otras se han ido repartiendo por el Mundo como si el destino pusiera dueño a las piedras. Tras la muerte de Don Javier Cabrera el 31 de diciembre de 2001, el Museo de las Piedras Grabadas dejó de ampliar, y por azar me interpuse en tal historia allá el 2004 y 6 prologandos viajes a la zona ayudando a la vez a las grandes familias (Irma Gutiérrez, Pedro Huamán Porras y Basilio Uchuya) de quienes dieron las piedras al coleccionista y teórico Javier Cabrera Darquea en el Museo Cabrera.

Ésta página web pretende unificar toda la información de las PIEDRAS DE ICA y por eso pedimos colaboración y difusión. La información es de todos y para compartir. 



En honor a Javier Cabrera por divulgar los conocimientos de las Piedras de Ica.



<< Un día cualquiera, en mi 1er viaje de seis, estube en Ica sin saber nada sobre las Piedras, ni de Javier Cabrera.
 Investigando supe que nació ése mismo día 13 de mayo de 2004 en su aniversario 80 de su nacimiento; aunque hacía 3 años, en 2001 que falleció).
Casualmente, toda ésta información la descubrí el 13 de mayo de 2012.
Sea lo que sea, sé que estoy en El Camino y se que mi labor es muy importante; he estado donde descansa y nos comunicamos en silencio. >>



página principal: